Martes 17.10.2017
Actualizado hace 10min.

La responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad

En reconocimiento a los empresarios desaparecidos por cuestiones políticas y económicas por la dictadura militar, Mundo Empresarial pone a disposición esta investigación sobre el rol de las empresas en la dictadura. Estos hechos nefastos fueron llevados a cabo con la complicidad de otros hombres de negocios, corporaciones, de dirigentes y entidades empresariales a los que aún la justicia no les ha llegado. Memoria, Verdad y Justicia es lo que hace digna, justa y soberana a la patria.

 
Entidades y dirigentes empresarios fueron complices y en algunos casos protagonistas de delitos de lesa humanidad
COMPARTÍ ESTA NOTA

   La presente publicación es un estudio de investigación sobre la responsabilidad que tuvo un sector del empresariado nacional y extranjero en las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura argentina. Este análisis se hace a partir del examen de un arco de prácticas empresariales de represión a los trabajadores en empresas de distintas regiones del país. La evidencia recogida y analizada en un conjunto de casos —acotados en número pero muy significativos por su importancia económica— permite afirmar que, en el territorio de los establecimientos fabriles, se combinó con eficacia el accionar de las Fuerzas Armadas y el empresarial, para ejercer el poder represivo contra los trabajadores.
    Dicha articulación —plasmada en directivas del Ejército que manifestaron una común preocupación por la conflictividad entre el capital y el trabajo— formó parte de la estrategia de grandes empresas, que pusieron en juego una amplia variedad de prácticas represivas que incluyó la entrega de información y el aporte de recursos logísticos y materiales a las fuerzas represivas y la instalación de centros clandestinos de detención en el predio de sus fábricas, entre otras. Estas prácticas, tanto por sus características propias, como porque se insertaban en la trama del terrorismo de Estado —al vincularse con los hechos que tuvieron como víctimas a los trabajadores— se configuran así, como delitos de lesa humanidad.

Hacer click en las imágenes para bajar los tomos de la investigación

             

              

#40AñosDelGolpe
Memoria, verdad y justicia.
Cc @leobilanskipic.twitter.com/AT7evEy1yD

— Mundo Empresarial (@EmpresarialARG) March 24, 2016

 La investigación, que llevó un año y medio de trabajo, estudia la responsabilidad de un sector del empresariado nacional y extranjero en las violaciones a los derechos humanos de los que fueron víctimas trabajadores y trabajadoras durante la última dictadura argentina. Aunque durante el trabajo se relevó un listado de 200 empresas, el trabajo se acotó a un universo de 25, dedicadas a actividades diferentes y localizadas en distintas regiones del país. Desde Minera El Aguilar, La Veloz del Norte y el Ingenio Ledesma, hasta las del grupo Techint, Bunge y Born, Acindar, Astarsa y Mestrina, tres automotrices y la Nueva Provincia. Casi todas, investigadas por el Poder Judicial, con distintos tipos de alcance en las respectivas causas.

 El informe encontró “un patrón común en las prácticas represivas y una estrategia común de disciplinamiento laboral de terrorismo de estado”. Marca distintas formas de disciplinamiento de las fábricas en las que se encuentra el extremo de haber tenido centros clandestinos de detención. Pero también hubo formas más invisibilizadas, como la entrega de listas, el señalamiento de blancos o delegados, listas de direcciones, fotos, legajos personales o apoyo de logísticas. En esos “patrones de recurrencia” encontraron que 88 por ciento de las empresas hubo secuestros o despedidos; 76 por ciento entregó información privada de los trabajadores; 72 por ciento tuvo presencia de actividad militar, control y amedrentamiento y en el 52 por ciento de las firmas hubo presencia de cuadros empresariales en la detención, secuestro y tortura de los trabajadores. “En este sentido evidencian las distintas formas de combinación de prácticas empresariales y militares del terrorismo de estado que tuvieron como víctimas a los trabajadores.”

88 %  de las empresas hubo secuestros o despedidos

76% entregó información privada de los trabajadores a los militares

72% de estas empresas tuvo presencia activa militar, control y amedrentamiento

52% de las firmas hubo presencia de cuadros empresariales en la detención, secuestro y tortura de los trabajadores