Martes 17.10.2017
Actualizado hace 10min.

La fiesta es para los bancos

Las ganancias de los bancos crecieron casi 80 por ciento en febrero. La bicicleta financiera por el aumento de las tasas de interés y la disparada del dólar favorecieron los negocios del sector, en detrimento de las actividades productivas.

 
Volvió la bicicleta financiera y la fiesta de los bancos nacionales y extranjeros
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las ganancias del sistema financiero fueron en febrero las más elevadas de los últimos diez años, al ascender a 23.158 millones de pesos, con un incremento del 78,1 por ciento respecto del mismo mes de 2015.

Las entidades extranjeras, según el informe que entregó anteanoche el Banco Central, registraron el mejor desempeño entre los bancos del sector privado. Embolsaron importantes beneficios por la revaloración de activos en dólares gracias a la suba del tipo de cambio, que alcanzó picos de 16 pesos al cierre del mes. El negocio de la bicicleta financiera con el aumento de la tasa de interés de las Lebac fue otro de los instrumentos centrales para potenciar la rentabilidad de estas instituciones financieras. La banca internacional les sumará a estas ganancias por operar en el mercado local importantes ingresos por cobro de comisiones por la colocación de deuda pública en 2016.

Los bancos de capitales extranjeros anotaron ganancias por 6546 millones de pesos en febrero, cuando la cifra había sido de 3929 millones en el mismo mes del año pasado, lo que equivale a una suba del 66,6 por ciento. De este total, unos 2940 millones de pesos se explicaron por la diferencia (spread) entre la tasa que pidieron por otorgar préstamos y la tasa que pagaron a los clientes que realizaron depósitos. Este negocio tradicional de la banca se vio fomentado en los últimos meses por la desregulación en los intereses que fijan las entidades, permitiendo ensanchar la brecha entre las tasas de préstamos y depósitos. La megadevalución, que implicó una suba del dólar de casi 60 por ciento en febrero respecto de la cotización de noviembre pasado, fue otro de los factores centrales para explicar el aumento de las ganancias. En el informe del Banco Central se detalló que los beneficios por diferencia de cotización sumaron 1136 millones de pesos, con un aumento del 681,7 por ciento interanual. Además la tenencia de títulos valores implicó un beneficio de 2054 millones de pesos, al avanzar 38,8 por ciento. En este último concepto se registraron los ingresos extraordinarios obtenidos por el aumento de más de diez puntos porcentuales en la tasa de interés que devengan las letras Lebac.

Los bancos privados de capital nacional, aunque con variaciones algo más moderadas que las de la banca extranjera, registraron también un avance notable de los negocios en febrero. El Central detalló que las entidades nacionales sumaron beneficios por 5705 millones de pesos, contra los 3693 millones del año pasado (56,8 por ciento). El resultado por prestar caro y recibir depósitos baratos generó una rentabilidad de 2240 millones de pesos, con un alza del 8,9 por ciento, en tanto que la diferencia de cotización no fue provechosa para estas entidades, puesto que les reportó pérdidas por 84 millones de pesos. El principal aumento en las ganancias se generó a través de la bicicleta financiera, con la colocación de Lebac a corto plazo. Los resultados por títulos valores, según lo precisó la autoridad monetaria, sumaron 2940 millones de pesos, cuando fueron 1621 millones el año pasado, es decir, una suba del 81,3 por ciento. El Banco Central insiste en que mantendrá la política de esterilización hasta que retroceda la inflación, lo cual garantiza para los próximos meses beneficios elevados y sin riesgo para estas entidades.

La colocación de deuda externa que arrancó ayer el gobierno de Mauricio Macri funcionará como otra fuente de ingresos extraordinarios para los bancos, particularmente los de capital extranjero. Por caso, el cobro de comisiones por la colocación de los créditos para pagar a los fondos buitre quedó en manos de siete entidades: Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS. Recibirán al menos 23 millones de dólares por participar en esta emisión de deuda. Bancos como el JP Morgan no sólo ganarán con las comisiones, sino que sacarán ventaja por tener acceso prioritario a la compra primaria de los bonos. Esto les posibilita al día siguiente de la colocación revender en el mercado secundario los mismos títulos a un precio más alto respecto del que se adquirió inicialmente.

Fuente Página12

La propina de Alfonso a los bancos colocadores: u$s 350 millones

Más simple: @alfonsopratgay tomó deuda a 10 años al 7,5%, pero el bono rendía 7,07% al cierre. La diferencia la embolsaron los prestamistas.

— Alejandro Bercovich (@aleberco) April 19, 2016

En la jerga financiera se la conoce como “la concesión al mercado”. No es un impuesto, una comisión ni una tasa sino una tajada que todo gerente financiero o secretario de Finanzas procura minimizar mediante fórmulas y ecuaciones que ayudan a establecer el precio de corte óptimo de cada nuevo bono. ¿Quién la embolsa? El inversor que compra el papel en su emisión, si su precio sube inmediatamente después en el mercado secundario. Si, como en este caso, los bancos colocadores adelantan parte del dinero y revenden después el título a sus clientes, la “concesión” queda para ellos. Por eso en la City suele decirse que si un banco cobra una comisión demasiado baja por ayudar a un gobierno o a una empresa a endeudarse, termina por cobrársela igual “en la tasa”.

Casi siempre se termina pagando algo, pero el volumen monstruoso de la colocación que realizó el Gobierno para pagarles a los fondos buitre hizo que esta vez la “concesión” también lo fuera. Lo que ganaron los siete bancos que organizaron el regreso de Argentina al mercado rondó los 350 millones de dólares, doce veces más que los 29,7 millones que se repartieron en comisiones por tramitar la colocación. Es lo que surge de la diferencia entre el precio de corte de cada bono (todos a la par menos el de más largo plazo, que se cotizó a 95,758 por cada lámina de 100) y el valor al que cotizaban ayer al cierre en el “mercado gris” o “over the counter”, según Reuters.

Los bonos de @alfonsopratgay cotizaron al cierre u$s 2 más que el precio de corte. Eso implica un regalo al "mercado" de casi 200 millones.

— Alejandro Bercovich (@aleberco) April 19, 2016

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, se ufanó ayer varias veces de lo que ahorró en las comisiones cobradas por los organizadores. Apenas un 0,18% de los u$s 16.500 millones que lo ayudaron a juntar. Pero si a eso se le suma la comisión encubierta en el subidón que no alcanzó a prever su prestigioso equipo, el costo rondó el 2%. Un costo tan alto que cuando Néstor Grindetti lo pagó en 2010 para endeudar a la Ciudad, el mismísimo Ricardo López Murphy lo denunció como “obsceno”. La pregunta que quedó flotando para el ministro (porque ayer no hubo ocasión de hacérsela en la breve conferencia de prensa que le dedicó al tema, pese a su relevancia) fue si no se podría haber pagado algo menos del 7,5% de interés por el bono a 10 años, que con unas pocas horas de vida ya rendía el 7,07%.

Fuente: Diario Bae