Viernes 23.06.2017
Actualizado hace 10min.

Bancos quieren empezar a cobrar 1% a empresas que depositen efectivo

Esta semana mandarán las cartas a las compañías, ya que no pueden cobrarles a los individuos. Por ahora lo harán los bancos privados, mientras que los públicos lo están analizando. Afecta más a las cadenas mayoristas, los supermercados y las estaciones de servicio

 
Silencio en el Banco Central sobre el avance de bancos para aumentar comisiones
COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta semana las empresas recibirán una carta del banco. No será ni un resumen ni una promoción sino un aviso para informar que desde el primer día de marzo todo depósito que realicen en efectivo tendrá una comisión de 1%. Regirá sólo para las compañías, ya que las entidades no pueden cobrar esta operación a los individuos.
Esta decisión fue tomada tanto por los bancos nacionales como los extranjeros, mientras los públicos aún lo están analizando y no decidieron todavía cuáles serán los pasos a seguir.

La razón de esa decisión es que el Central ya no tiene capacidad de absorber el efectivo que le envían los bancos, con lo cual las entidades tienen inmovilizado cantidades cada vez más altas a un costo que no tienen a quien trasladar.

En principio, una de las ideas que le propusieron los bancos al Gobierno era reducir el impuesto al cheque y cobrar un impuesto del 2% a depósitos en efectivo tanto a personas físicas (individuos) como jurídicas (empresas), que fuera recaudación para el Estado, pero desde el oficialismo no quieren perder recaudación y temieron ese impacto, por lo que lo pospusieron para más adelante, junto a algún otro paquete de medidas que se lance a lo largo del 2017.

¿A quiénes afecta esta medida? A los mayores depositantes de efectivo, que son los mayoristas, supermercados, estaciones de servicio de combustible, negocios de electrodomésticos, farmacias, recaudadores de servicios públicos y distribuidores de leche, lácteos, gaseosas y bebidas. También a todas las pequeñas y medianas empresas. La incógnita es si no trasladarán al consumidor este 1% de aumento que les impacta en forma directa.

En rigor de verdad, hay varios que ya estaban pagando entre 0,25% y 0,35% por los depósitos en efectivo, por lo que el aumento real, entonces, será de entre 0,65 y 0,75% más. Para cubibrse las espaldas, en la industria suelen trasladar este incremento a las góndolas o los mostradores, especial en los negocios donde trabajan con márgenes de rentabilidad que son muy pequeños.

Tensión en puerta

El miércoles pasado, uno de los grandes bancos pidió a una transportadora de caudales preparar una remesa de $ 250 millones de billetes de buen uso (que el Central no los recibe) para transportarlos al BCRA. Iban a ir con escribano para labrar un acta y dejar constancia de lo sucedido.

El jueves un alto ejecutivo del sistema financiero habló con uno de los directivos más importantes de la autoridad monetaria para ponerlo sobre aviso de la movida que tenían preparada. El funcionario lo persuadió para que no lo hagan, que iban a tratar de encontrar algún tipo de solución al tema, y el jueves a la tarde la movida se frenó, con lo cual el acta con escribano no llegó a concretarse.

El tema es que si bien en el Central reciben los billetes de $ 100 para achicar la masa circulante y sacarlos de circulación, el problema que ven en la industria es que tienen un cupo diario, que en la jerga de los transportadores de caudales se mide en ?balas?. Una ?bala? son 1000 billetes que, al ser todos de $ 100, equivalen a $ 100.000.

Los lunes pueden recibir de uno de los principales bancos $ 150 millones, los martes $ 200 millones de otra entidad, y así sucesivamente, pero igual no cubren la demanda del mercado. La máquina para destruir billetes que opera en la Casa de la Moneda no tiene capacidad para procesar tantas unidades: trabaja ocho horas al día, se recalienta a 50 grados y no se puede seguir utilizando.

Fuente: Cronista