Martes 30.05.2017
Actualizado hace 10min.

Taringa!: La red social argentina ¿El Quinto Unicornio?

Con un nuevo modelo de negocios basado en un flamante paquete de aplicaciones y la publicidad en tiempo real, Taringa! busca convertirse en el quinto unicornio argentino.

 
Matias y Hernán Botbol junto a Alberto Nakayama son los fundadores de la red social
COMPARTÍ ESTA NOTA

os tres socios fundadores de Taringa! creen que, en cinco años, el sitio puede llegar a convertirse en el quinto unicornio de origen argentino, sumándose al selecto club que ya integran Mercado Libre, Globant, Despegar y OLX, empresas de base tecnológica que valen más de US$ 1.000 millones y que son líderes en sus respectivos mercados a nivel regional.

El asunto aquí es que a Taringa! le queda todavía un camino por recorrer, en plan de llegar a ser parte de la exclusiva cofradía: hoy, el sitio vale unos US$ 20 millones y atraviesa un profundo proceso de reconversión de su modelo de negocios. Ya no es ese sitio tan criollo de descargas discutido legalmente, sino que apunta a convertirse en una gran red social de contenido mobile sustentada en un modelo de publicidad en tiempo real.

Identidad Taringa!

Por lo pronto, desde que se creó, en el 2004, logró acumular un capital no menor: una enorme cantidad de usuarios (60 millones) y un alto nivel de identificación de sus seguidores, con lo que en la empresa denominan “espíritu taringuero”.

Desde este punto, avanza hoy el pony bajo el ritmo que le imprimen los hermanos Hernán y Matías Botbol junto a Alberto Nakayama, los fundadores del sitio que apostaron por más de diez años a la reinversión de utilidades y recién en el 2015 aceptaron una inyección de US$ 1,5 millones recolectados entre amigos y parientes (friends&family). Ahora, buscan ampliar a ese financiamiento US$ 5 millones en una primera ronda con fondos de inversión.

Pero, lo que es virtud a la hora de buscar financiamiento y apuntar a la expansión regional, también puede ser defecto. “Lo que nos ayudó a crecer fue la comunidad, un lazo estrecho de conexión vinculado con el espíritu de un club de fútbol, como de algo propio y bien argentino”, señala Matías Botbol, CEO actual de la compañía. De hecho, la versión de Taringa! en inglés, Socialphy.com, lanzada en 2011, no funcionó, posible comprobación empírica de los límites que impone el barrio.

Ya sin juicios pendientes por los links de descargas ilegales que compartían sus usuarios (todos los conflictos se resolvieron a partir de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos en una demanda contra Google que sentó jurisprudencia), el sendero que vislumbra Taringa! hoy es otro.

Apuesta a futuro

El foco actual está puesto en sostener a la inmensa comunidad, fortaleciendo su perfil en dispositivos móviles. El sitio ya cuenta con una versión para navegar desde el celular, pero el gran lanzamiento será la primera aplicación de Taringa!.

“La app permitirá subir, compartir y encontrar información, que replicará la experiencia de la computadora en versión móvil. Queremos lanzar una app central que luego se multiplique en otras especializadas. Un upgrade en tecnología y diseño”, promete Matías.

El plan luce más que sensato si se tienen en cuenta las 6,6 millones de interacciones mensuales que genera cada contenido que comparten los usuarios, en definitiva, el alma mater de un sitio único, en el que los foros siguen tan vigentes y acalorados como en el momento de mayor intensidad, hace ocho años.

Es que, aclara Botbol, Taringa! no produce contenidos, sino que son todos generados por los usuarios. “La gente comparte, y nosotros organizamos esa información con algoritmos que van detectando qué es lo más importante en cada momento y lo va mostrando en una portada. Todo es automático, nosotros no definimos nada”, explica Matías.

Modelo de negocios

El nuevo modelo de negocios, claro, también implica fuertes cambios en la monetización del nivel de actividad que genera el sitio. Con su hermano Hernán instalado en Silicon Valley, cuna por excelencia de emprendedores tecnológicos de alta innovación, los socios redefinen la forma en que venderán publicidad.

El nuevo sistema se basa en el funcionamiento de algoritmos que registran los distintos comportamientos de los usuarios en el universo digital, práctica ya bastante difundida. “Lo que uno va manejando en función de la demanda es el piso de cuánto es lo mínimo a lo que se quieren vender los espacios de publicidad. A veces, este formato termina pagando más que un anunciante tradicional porque acá son miles”, explica Botbol.

Taringa!, que ya ostenta el título ser el primer sitio de la web 2.0 de Latinoamérica creado completamente por los contenidos subidos por los usuarios y lleva 12 años de experiencia en el mercado con un enorme capital de usuarios ya creado, ahora aspira a reinventarse con la mirada puesta en los dispositivos móviles y apostando firme a las ganancias a través del nuevo formato de compra y venta de publicidad.

Por Cecilia Acuña para Forbes Argentina