Martes 27.06.2017
Actualizado hace 10min.

Miguel Acevedo aún no asumió en la UIA y ya pide una devaluación del dólar

  Miguel Acevedo, flamante presidente de la entidad, afirmó que "este nivel del dólar es un problema" y que se resuelve "con más competitividad".

 
Miguel Acevedo asume el 30 de Mayo en lista de unidad en la UIA
COMPARTÍ ESTA NOTA

En estos días Miguel Acevedo ha retomado la lectura de Cien años de Soledad, el clásico del genial García Márquez. Alterna con otros libros sobre la historia de Roma y su serie favorita, The Crown sobre la corona inglesa. Mucha literatura sobre el poder. ¿Será por su cercanía a la presidencia de la Unión Industrial? Asume el próximo martes y habrá que remontarse al período 1993-1997 para encontrar a otro dueño de uno de los principales grupos de capitales nacionales frente al timón en la UIA. En aquellos tiempos fue el turno de Jorge Blanco Villegas, el ya fallecido propietario de Philco. Cosas del destino, Blanco Villegas tío por la rama materna, ha sido el gran referente del presidente Macri. Con Acevedo, de 65 años, regresa ese tipo de representación a la UIA, una entidad que cumple 130 años, exhibe poder territorial y ha decidido darse otro tipo de conducción, a tono con el cambio político, donde ya no hacen falta gerentes como fusibles. Los dueños dan la cara. Acevedo, casado con Adriana Urquía, es miembro de la familia que construyó desde Córdoba Aceitera General Deheza, una de las líderes mundiales en el negocio de harinas y pellets, aceites vegetales, biodiésel y glicerina refinada.

-¿Cuál es el mensaje que busca con sus presidencia?

- Llego con una lista única, que no quiere decir que no haya diferentes voces, pero que significa que hay consenso. Y lo que estamos buscando es la unidad del empresariado.

-¿Cuál es la agenda más urgente?

-Las pymes y mejorar la competitividad en todos los sectores con problemas de demanda. Vamos a salir a buscar mercados. Argentina tiene un potencial enorme para exportar, podemos producir mucho mirando lo que necesitan los otros y no enviando al mundo lo que nos sobra. Eso es inteligencia comercial. Y trabajaremos sector por sector, como se hizo con el calzado con planes de 3 a 6 cuotas. O el plan que se está negociando para el sector de la madera.

-¿Está atrasado el dólar?

-El dólar está en $ 16, desde hace dos o tres años. Está atrasado pero no es la causa del problema. Es un efecto. Y está atrasado porque ingresan muchos fondos.

-¿Este nivel de dólar, ¿es un problema?

-Si, este dólar es un problema.

-¿Cómo se resuelve?

-Siendo más competitivos. En este momento por la crisis de Brasil, el dólar se está apreciando. Pero en Argentina hay que acostumbrarse a convivir con un dólar bajo, por eso hay que esforzarse en competitivos. El dólar bajo ancla la inflación pero castiga a las economías regionales.

-¿Es alta la tasa de interés?

-La tasa de interés por los préstamos a largo plazo es una preocupación. Las industrias pueden tener tasas más bajas para proyectos de largo plazo. Pero no veo una Argentina que se esté financiando. En otros países las empresas se financian con los bancos o el mercado. Acá no hay empresas que se financien a largo plazo, salvo las que consigan tasas en mercados externos.

-El llamado costo argentino, ¿figura en sus negociaciones con el Gobierno?

-Sí. Y no sólo los fletes están caros. Si comparamos cualquier otro insumo con los países de la región, notaremos que todo está caro en la Argentina.

-Hay empresarios que sostienen que la conducción de su sector está fragmentada… -Hay muchas entidades empresarias. Pero no encuentro muchas que trabajen con las empresas en forma nacional y sectorial, como hace la UIA. Todos queremos que haya una voz empresarial eso no quita que haya una AEA (Asociación Empresaria Argentina) y también una UIA. La representación ante el gobierno es la UIA que también es la cara en el exterior, la UIA es la que va a las reuniones del B 20 ( la parte empresaria del Grupo de los 20).

-¿Qué se define en las elecciones de octubre?

-Para el gobierno políticamente son muy importantes. Personalmente me parece que no cambia si gana o no el oficialismo.

-Cree que con el déficit en las cuentas públicas, ¿finalmente habrá una reforma impositiva?

-Es clave para tener un panorama de largo plazo. Claramente tenemos una enorme cantidad de impuestos distorsivos, desde ingresos brutos al impuesto al cheque. Hay que hacerla y ojalá que la distribución de impuestos entre las provincias se corrija, algo que quedó sin solución.

-¿Es partidario de recortar las cargas salariales?¿ No teme que se desfinancie el sistema?

-Creo en soluciones que no desfinancien la seguridad social. Hay muchas iniciativas como la de destinar los subsidios a pago de sueldos. Este gobierno con un panorama más claro podrá aplicar compensaciones.

-¿Se cae Brasil?

-Es muy preocupante. Les vendemos mucho, industrialmente es nuestro principal cliente y si sigue con esta crisis nos impacta claramente. Hace unos meses se veía que estaba saliendo y se notaba un cierto crecimiento que ahora está en serias dudas.

-¿Qué palabra elige para definir su gestión?

-Representatividad.

.Fuente: Clarin