Miércoles 22.11.2017
Actualizado hace 10min.

La industria en caída, para los empresarios del sector este será otro año perdido

  Fuerte preocupación por la ausencia de señales de una reactivación en la industria. La actividad cayó 2,3% en abril, según la medición del Indec

 
La actividad industrial disminuyó 2,3% interanual en abril de 2017. Acumulado desde enero: -2,4%
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los fabricantes de manufacturas admitieron que el 2017 será “un año perdido” para la industria y que el mejor de los escenarios será “dejar la recesión” pero con una comparación interanual de “depresión” en el sector. Los números del Estimados Mensual Industrial confirmaron que los brotes verdes son “amarretes”, como los definió el flamante presidente de la UIA, Miguel Acevedo, que hizo equilibrio entre los críticos y los optimistas que conviven en la central fabril.

”No hay señales de reactivación, menos va haber inversiones sin un plan claro”

Sucede que la paciencia entre los socios de la entidad centenaria se diluyó en gran parte, según confesaron directivos que el martes brindaron por la renovación de una mesa de conducción que deberá afrontar “dos de incertidumbre para los que apuestan a generar trabajo a partir del desarrollo de la economía real”, resumió uno de los líderes fabriles consultado por BAE Negocios.

Los resultados de la actividad fabril en febrero y marzo auguraban una estabilidad positiva, a sabiendas de que la comparación con 2016 era muy baja. Los números que marcaron la dimensión de la crisis de consumo, la caída de la competitividad, la fuerte presión impositiva, la lluvia de importaciones en algunos sectores sensibles y el atraso cambiario son los comparados con 2015 cuando la industria no crecía ni generaba empleo pero tampoco era recesiva.

“No vemos que haya un horizonte claro en el mediano plazo, y es difícil predecir que al largo plazo va a mejorar la situación. En el Estado existe un gasto a cuenta de futuras inversiones pero sin un plan serio, que esté a mano de todos los industriales, nadie va a poner plata para perderla”, resumió crudamente una fuente de la mesa chica de la UIA.

Si bien existen empresas que decidieron poner en marcha una estrategia de expansión a la espera de un futuro más promisorio, el grueso de los industriales lamentaron que aún en la crisis, la Argentina “sigue siendo cara incluso para comprar otras fábricas o bienes de capital”. De hecho, existe un fuerte malestar por las políticas oficiales de beneficio al campo, a las finanzas e incluso a la construcción, que empezó a ver los resultados de la obra pública.

Es cierto que dentro de la UIA no existe una mirada unívoca de la situación y varios empresarios le afirmaron a este diario que “en el camino de un país normal es lógico que haya que reacomodar piezas que no van a beneficiar a todos en un principio”, pero también admitieron que “es hora de enderezar el camino porque las pymes no tienen tanta espalda para sostener el nivel de empleo porque la industria es la que menos pérdida de puestos de trabajo generó”.

Los números del INDEC, medidos por el EMI, señalaron que con la baja del 2,3% en abril, sumó 15 meses consecutivos con saldos negativos en el cotejo interanual, y acumuló una merma de 2,4% en el primer cuatrimestre.

El sector automotor, influido por el estancamiento que presenta la economía brasileña, su principal destino de exportación, retrocedió 7,5% interanual, para cerrar el primer cuatrimestre con una suba de apenas el 0,2%.

Por su parte, el rubro metalmecánico aumentó en abril la producción 8,3% y el primer cuatrimestre acumuló una mejora de 0,8%, impulsado por la producción de acero crudo (15,1%), por la demanda de la construcción y el sector agropecuario.

En abril la producción de petróleo subió 0,5% interanual y recortó el resultado negativo del primer cuatrimestre al 3,2%.

Fuente: Ariel Maciel para Diario BAE