Martes 27.06.2017
Actualizado hace 10min.

Industria Fuegina: "Se ha producido una caída del 30% en los niveles de empleo", alertó el presidente de AFARTE

El presidente de AFARTE, la asociación que nuclea a las empresas electrónicas de Tierra del Fuego, alertó que "se ha producido una caída del 30% en los niveles de empleo". Por su parte el Diputado Nacional Martín Perez afirmó que la Isla de Tierra del Fuego está atravesando una crisis.

 
Ahora los industriales consideran que es clave la demanda minorista de artículos electrónicos
COMPARTÍ ESTA NOTA

"Hoy, nuestro principal problema es que el nivel de gasto de las familias sigue estando controlado. Notamos una actitud conservadora", recalca. 

Tras la decisión del Gobierno de terminar con el proyecto de contar con notebooks y tablets con sello argentino, en Tierra del Fuego debieron desmontarse todas las líneas dedicadas a esa unidad de negocios. 

Si bien no era el principal core de la isla y parte del personal afectado pudo ser relocalizado, igualmente terminaron perdiéndose puestos de trabajo, dado que la isla llegó a abastecer el 30% de la demanda doméstica de portátiles, con cerca de 1,3 millón de equipos. 

En este contexto, según AFARTE, el empleo industrial electrónico en la isla hoy alcanza a unas 7.000 personas, cuando en igual lapso de 2016 el polo daba trabajo a más de 10.000. 

"Se ha producido una caída del 30% en los niveles de empleo", alerta Hellemeyer.

Las plantas fueguinas son responsables de abastecer más del 90% del mercado de televisores, equipos de aire acondicionado y celulares. Por eso lo que suceda con la demanda es vital para estas compañías, que vienen de recibir un revés cuando el Gobierno decidió eliminar los aranceles de importación a las tablets y notebooks para bajar precios. 

Esta medida no fue inocua: en la isla llegaron a producirse más de 1 millón de equipos por año, lo que representó cerca del 30% de share. Ahora, con esa unidad de negocios totalmente desactivada, las plantas del sur enfrentan otro duro desafío: sobrellevar un 2017 que, hasta ahora, sólo arroja números en rojo. 

Esto, en un contexto en el que, además, se ve demorado el arranque de la mesa de competitividad sectorial, similar a la que el Gobierno ya implementó con otras industrias, tales como automotriz, construcción, textil y hasta petrolera, y que tiene por objetivo bajar costos y mejorar los niveles de productividad. 

Sin embargo, la principal urgencia que tiene hoy esta rama de actividad está vinculada con la caída de las órdenes de compra por parte de los principales retailers. 

“Sin industria no es posible reafirmar soberanía ni pensar el desarrollo”

El diputado nacional Martín Pérez disertó en el Instituto PATRIA, donde expuso sobre la crisis que atraviesa Tierra del Fuego, luego de un año y medio de gobierno de Mauricio Macri.

Durante su intervención, destacó que “lo que está en juego en materia soberana es la aplicación de dos modelos que comprenden a la soberanía desde diferentes puntos de vista. El modelo que se está aplicando ahora en la Argentina es de entrega total y absoluta de nuestros recursos naturales, y la claudicación de las posiciones soberanas de la Argentina durante tanto mucho tiempo y reivindicados por nuestro gobierno”.

A su vez, expresó “entendemos a la soberanía como un concepto integral y multidimensional”, argumentando que “la soberanía no representa solo un reclamo permanente de posesión sobre las Islas Malvinas y las Islas del Atlántico Sur, sino también una mirada estratégica y geopolítica, que nos vincula con procesos que están más allá de nuestro reclamo limítrofe”.

Por otro lado, Pérez recordó las falsas promesas que el actual Presidente le hizo a los fueguinos durante su campaña, donde aseguraba el fortalecimiento de la promoción industrial y la creación de más y mejores puestos de trabajo.

En este sentido, defendiendo el impulso de la industria nacional, expuso que “el gobierno de Mauricio Macri ha llevado adelante un proceso de desindustrialización feroz en Tierra del Fuego, que incluye entre otras cosas el cierre de fábricas y la destrucción de un modelo de desarrollo pensado en la década del ‘70 para fortalecer una región estratégica y geopolítica central, en vinculación con la Antártida”.

Fuente: Sur 54 / el Suernio