Lunes 21.08.2017
Actualizado hace 10min.

Concluyó con éxito la operación del oficialismo para cooptar a las cámaras empresarias pymes

La operación política que llevó casí 20 meses e involucró funcionarios tanto macristas como a masistas, concluyó exitosamente ayer con la presentación en conjunto de la UIA, UIPBA, CAME, FEBA y ADIBA.

 
Miguel Acevedo presidente de la UIA
COMPARTÍ ESTA NOTA

Mundo empresarial fue el único medio que dió la primicia sobre la jugada política que el oficialismo (léase el Gobierno Nacional y el Provincial) activó a partir del año pasado con vehemencia pero que al menos se fue "cocinando" durante un par de años.

Ayer los presidentes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Fabián Tarrío, y el de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, como de la Federación Económica de la provincia de Buenos Aires (FEBA), Alberto Kahale, de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA) Mario Gualtieri y de la (resucitada) Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA), Silvio Zurzolo, juraron lealtad y cooperación antre el ministro de la Producción bonaerense, Javier Tizado.

Todos los presidentes del nuevo frente pyme oficialista sin excepción asumieron sus cargos luego de la asunción de Mauricio Macri como Presidente y llegaron a la meta con mayor o menor acompañamiento y empuje del Gobierno Nacional o Provincial, sus ministros, funcionarios y operadores en un suceso inédito en los últimos 15 años dentro del mundo empresarial. Históricamente el kirchnerismo llegó a vetar a ciertos dirigentes, sobre todo de la UIA, para que no sean designados presidentes con la excusa de que sería imposible mantener el diálogo, al menos, institucional.

La jugada del oficialismo no fue inocente ni improvisada, tanto la UIPBA de Mario Gualtieri como ADIBA de Silvio Zurzolo tienen sillas en la Unión Industrial Argentina que estaban vacías al momento de asumir Macri y que hoy fueron copadas por sus alfiles. El traspié que sufrió Silvio Zurzolo, que estaba siendo empujado por los funcionarios vidalistas para ser presidente de FEBA y que luego de un mal trago concluyó en la Secretaría General, dejó entrever el interés de fondo, Zurzolo el ex concejal massista asumiría la secretaría general de FEBA siempre y cuando también asuma la Presidencia de ADIBA, entidad necesaria para designar una docena de dirigenes en la Unión Industrial. Así fue, y así concluyó, la operación de pinzas del Gobierno Nacional sobre la entidades pymes, muchas de las cuales reciben aportes mensuales millonarios para subsistir y que ante la resistencia tendrían que haber desembolsado del bolsillo propio los fondos para hacer gremialismo empresario, algo que escasea en la política empresaria criolla.

El agape que contó con la participación de un centenar de dirigentes pymes se realizó en el marco del 39 aniversario de ADIBA, que en los hechos era una entidad sin actividad, entre los que se podía apreciar a ex funcionarios kirchneristas y sciolistas ó a Raul Lamacchia uno de los principales promotores de la Mesa Empresarial Scioli Presidente que se formó semanas antes de las elecciones del 2015.

La única entidad que no participó oficialmente del agape pero que danza al mismo ritmo de la música es la Confederación General Empresaria (CGERA) que conduce Marcelo Fernandez y que colabora con el Ministerio de Trabajo de manera permanente. CGERA es de las entidades otrora Scioli-Kirchnerista y que hace no más de un mes participaron del armado pyme del PJ Bonaerense  pero que jugada con Julián Dominquez apostaron a poner hombres en la lista de Florencio Randazzo cosa que finalmente no sucedió. Sin el pan y sin la torta.