Lunes 21.08.2017
Actualizado hace 10min.

Elecciones 2017: Cristina se muestra con las pymes, Randazzo con las grandes empresas

A diferencia de sus opositores en la Provincia de Buenos Aires Cristina Kirchner se volcó a recorrer y dialogar con las pymes bonaerenses. Randazzo por su parte fue entrevistado por Daniel Hadad frente a grandes empresas del Consejo Interamericano de Comercio y Producción.

 
Cristina Kirchner y los trabajadores de la pyme textil
COMPARTÍ ESTA NOTA

Cristina Kirchner dialogó con trabajadores y con el dueño de una pyme textil y el panorama que narraron es igual a la crisis que atraviesan todos los sectores industriales. “Solo tenemos resto hasta diciembre”, sostuvo Raúl Hutin titular de la empresa SCALTER SRL, quien a su vez explicó que “a pesar de la crisis decidimos no despedir ni un solo trabajador y vamos a tratar de aguantar”.

Por otra parte, el empresario contó que “la empresa tiene 60 años y desde la de Alsogaray para acá, viví todas las crisis, pero ésta que estamos viviendo hoy es la más violenta de todas. En un año medio hicieron desastres con las tarifas, la caída del consumo y las importaciones”.

Si bien manifestó que pudieron “hacer un colchón en el anterior gobierno y con eso vamos aguantando”, Raúl señaló que “sólo tenemos resto hasta diciembre”.

Asimismo, el empresario pyme trazó un panorama desolador a raíz de la política de comercio exterior del gobierno: “La materia prima no la podemos importar. Pero el producto final, la tela, la puede importar cualquiera. Es una barbaridad. Hoy dejamos de ser competitivos. No exportamos más. Antes teníamos exportaciones por el 10 por ciento de nuestra producción y hoy es cero”.

Por su parte, Ramón uno de los trabajadores que dialogó con Cristina explicó: “Seguimos cobrando lo mismo y no llegamos a fin de mes. Los salarios están por debajo de la inflación y hay compañeros que no pueden pagar la luz y el gas. Y ahora dicen que van a aumentar el IVA”.

En este marco, Cristina afirmó que “hay que darle un trato especial a las Pymes, pero sobre todo hay que tener amor por la industria nacional”.

Hay que ponerle límites. Las elecciones sirven para que la gente le dé un mensaje al Gobierno. Hay que marcar que el camino que tomaron es incorrecto y que el conductor está equivocado”, agregó.

Cristina Kirchner fabrica textil Moreno 5

Por otra parte, la ex mandataria manifestó: “Yo siento que íbamos por una Autopista. Todos íbamos por el mismo camino. Como en toda autopista había autos más modernos, otros más antiguos, algunos embotellamientos, pero íbamos todos por la misma autopista. Ahora salieron de esa autopista y entraron a una ruta de una mano, un camino equivocado en el que ya hay ripio. El conductor tiene que advertir las señales que las cosas van mal”.

“Un ejemplo es la pyme que hoy visitamos y el mito de la competitividad. Ellos (la pyme Scalter) ganaron una licitación para vender bolsas a Carrefour a una empresa de Vietnam”, dijo la candidata de Unidad Ciudadana.

“La productividad no se logra con flexibilización laboral. Se logra si hay consumo interno para que los trabajadores de esta Pyme, y de todas las demás, puedan ir a comprar y llenar muchas de las bolsas que ellos producen, así la empresa puede seguir vendiendo”, finalizó Cristina quien realizó la recorrida junto al intendente de Moreno, Walter Festa.

Randazzo intentó seducir a las grandes empresas y no recibió tantos aplausos como Massa

En la introducción al evento, Adrián Werthein comenzó leyendo una breve biografía: "Florencio Randazzo es contador. Fue postulante a precandidato presidencial en 2015". A unos metros, sentado en un sillón de estilo Luis XV, junto a quien sería su entrevistador en la charla, Daniel Hadad, el actual postulante a senador de Cumplir por Buenos Aires no disimuló una media sonrisa y la negativa con la cabeza ante el mal recuerdo.

En el coqueto Hotel Alvear, en el segundo encuentro con quienes participarán de las PASO del 13A, organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), el ex ministro del Interior y Transporte cristinista volvió a recordar, ya no sólo con gestos, porqué no fue en la boleta hace dos años y hoy junto a la ex Presidenta. Pero su razón pareció ser un Operativo Seducción del centenar de empresarios que lo escuchaba, con la vista puesta en la renovación peronista a devenir en 2019. "La política no es una carrera de cargos. Hoy estamos dando una pelea que es difícil. Hay que ver cómo se configura el mapa del peronismo (en las próximas presidenciales). Pero debemos ser capaces de generar una alternativa racional a este Gobierno", auguró.

De orgulloso ADN justicialista, a pesar de conceder algunos puntos como la discusión de una reforma laboral, el discurso de Randazzo no cosechó tantos aplausos como otros de sus contrincantes en semejante auditorio (con las presencias de Gustavo Weiss, Marcelo Figueira, Hugo Eurnekian, Martín Cabrales, entre otros). "Soy defensor de los emprendedores. Tengo una obsesión para que haya muchos empresarios. Este país no crece sin ellos. Y el Estado tiene que ser un socio estratégico", los endulzó el ex funcionario, antes de tirar la opinión amarga: "También creo que los empresarios deben tener una actitud más responsable", sentenció, al citar promesas de plazos incumplidas durante su gestión en Transporte.

Sobre una nueva reforma laboral, eventual debate al que el precandidato accedió, recordó: "Lo que se hizo a principios de los 90 generó desocupación. La reforma debe generar empleo. No debe ser el Estado el único generador de empleo". Y desvió la consulta al postular un cambio de régimen tributario. Luego, le aconsejó a la Casa Rosada: "Tienen que apostar a la demanda agregada. Ese fue parte del éxito de nuestro Gobierno, ya que explica el 70% del consumo interno". "Las inversiones no llegan porque no se generan condiciones, no por especulación electoral: la inversión mas rentable es la financiera, con las Lebacs", sumó Randazzo a la cuota de críticas a Cambiemos.

Si bien reivindicó su gestión en el kirchnerismo, no puso las manos en el fuego por ex colegas ("tiene que evaluarlos la Justicia"). En medio de la pre sión oficial para la expulsión de Julio De Vido del Congreso, a quien ya le había aconsejado que se tomara licencia, no lo defendió pero tampoco lo tiró abajo del tren. "No estoy tan seguro que esa sea la actitud que daba tomar el Parlamento. Van a generar un antecedente que es peligroso"

Fuente: Diario Pulse / Cronista