Lunes 21.08.2017
Actualizado hace 10min.

A pesar de los 56.000 puestos de trabajo menos la UIA habla de brotes verdes junto a Marcos Peña

La entidad fabril puso blanco sobre negro en los rubros que están repuntando y pidió políticas para los que siguen en el pozo. La reforma tributaria, para después de octubre. El empleo industrial en mayo volvió a expulsar a 1200 trabajadores.

 
A pesar de la crisis industria Marcos Peña seduce a la UIA con la flexibilización laboral
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por LEANDRO RENOU

Por primera vez desde que Cambiemos es gobierno el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se vio cara a cara con los industriales, uno de los sectores más golpeados de la actividad. Fue en un almuerzo celebrado en la sede de Avenida de Mayo de la entidad, en la que estuvo acompañado por su mano derecha, Gustavo Lopetegui, y la cúpula de la UIA encabezada por el aceitero Miguel Acevedo. No hubo en el encuentro grandes definiciones políticas más allá de la consideración de Peña de que en octubre habrá un triunfo del oficialismo a nivel nacional. Pero sí el funcionario manifestó como nunca lo hizo el Gobierno que el crecimiento de la economía “tiene base en el desarrollo industrial”. Hasta ahora había grandes dudas de los empresarios sobre si las fábricas estaban dentro del modelo económico de Cambiemos.

El almuerzo, que se prolongó por más de una hora, tuvo su parte más relevante cuando la UIA mostró el mapa nacional de los brotes verdes y los sectores que aún siguen en crisis. Acevedo contó en detalle cuáles son los rubros con mejoras y cuáles aún penan por la crisis: entre los que van hacia arriba están los autos, el acero, la construcción, y dos nuevos que venían relegados. La referencia es línea blanca y a alimentos, este último rubro recién carreteando. “Aclaramos, de todos modos, que son mejoras heterogéneas”, detalló el dirigente de Aceitera General Deheza.

En la otra esquina, los rubros aún críticos son los textiles, la madera y el calzado. Los que producen indumentaria fueron los más activos en el dialogo, dado que están seriamente afectados por la suba de costos y una caída del consumo que sigue sin parar. En el almuerzo había un dirigente del calzado, Alberto Sellaro, que fue bastante duro en las consideraciones. Por el lado de la madera, el titular de la Federación FAIMA, Pedro Reyna, contó un detalle que el Gobierno no tenía en cuenta: detalló que en el sector ven una recuperación muy leve que tiene un problema. No está llegando a la mano de obra local, ergo, la están capitalizando los importadores. A tales fines, le reclamaron a Peña la implementación de un esquema de 3 y 6 cuotas sin interés, algo parecido a lo que ya tiene textiles. Pedidos de este tipo abundan hoy sobre el escritorio del secretario de Comercio, Miguel Braun, a la espera de una definición de Nación.

Por el lado de UIA participaron además Luis Betnaza, de Techint; el salteño José Urtubey, de Celulosa Argentina; Héctor Motta; el jefe de la cámara alimenticia Copal, Daniel Funes de Rioja, y los titulares de la cámara bonaerenses de industria, Adiba y la UIPBA.

En el medio de la reunión sí hubo críticas muy fuertes al esquema de metas de inflación y tasas de interés altas que aplica el Banco Central. En este contexto, Peña debió salir al rescate de Federico Sturzenegger, un aliado estratégico del Gobierno a la hora de controlar la inflación. Lo último fue un tema que inquieta a los empresarios. Peña aseguró que la reforma tributaria va a salir recién después de las elecciones, y que sus condiciones dependerán de lo que vote el Congreso. De todos modos, no esperan una modificación integral muy brusca.

Fuente: Letra P