Lunes 21.08.2017
Actualizado hace 10min.

PASO 2017: Javier Tizado afirma que aún sin legitimidad en las elecciones el Gobierno buscará imponer sus propuestas

Para el Ministro de la Producción de Buenos Aires Javier Tizado: “El resultado de las PASO para nosotros no cambia nada”

 
Javier Tizado con serios problemas industriales en la Provincia de Buenos Aires
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la recta final de cara a las PASO y con semanas intensas para la cotización del dólar como contexto, Javier Tizado, ministro de Producción de la provincia de Buenos Aires, asegura, enfático, que los resultados electorales que obtenga Cambiemos en las urnas no significarán un cambio de rumbo del plan económico ni político, sino que buscarán la forma en la que puedan efectivamente implementar las reformas que consideran fundamentales para el país. Esto, asegura, se replicará tanto a nivel nacional como en la administración que dirige “María Eugenia”, como llama a la gobernadora bonaerense.

Javier Tizado: “El resultado de las PASO para nosotros no cambia nada”

De visita en la redacción de El Cronista, Tizado habló de cómo ve el panorama inversor en la Argentina, admitió que todavía no llega a los niveles que consideran óptimos, y revela que el control de la inflación es la variable de la macroeconomía que más le preocupa.

Estamos a días de las PASO y el dólar experimentó en las últimas semanas una suba sostenida. Desde el BCRA dicen que empresas y bancos quieren esperar los comicios parados sobre dólares. Para ustedes, ¿es una corrida cambiaria o el dólar estaba atrasado?

Te saca del foco hablar del dólar. Hay mucha especulación, pero yo no lo llamaría corrida porque pensarlo de ese modo implica que los inversores se están anticipando a algo. Yo creo que no está vinculado con las PASO.

¿En cuánto afecta el resultado que se obtenga el domingo a los planes de las administraciones de Cambiemos, particularmente la nacional y de la provincia de Buenos Aires?

No cambia en nada. Las cosas que podemos hacer, las podemos hacer sin recurrir al Congreso. No nos vamos a quedar de brazos cruzados. Queremos un Gobierno que tenga legitimidad y que las cosas se hagan por consenso, pero en el caso de que no lo logremos, veremos cómo podemos introducir las reformas igual. En realidad, estoy más preocupado por el clima inversor nacional.

Queremos un Gobierno que tenga legitimidad y que las cosas se hagan por consenso, pero en el caso de que no lo logremos, veremos cómo podemos introducir las reformas igual.

¿Por qué?

Creo que los empresarios nacionales tienen una traba en relación a su competitividad, que está fuertemente relacionada con el Estado. Estoy hablando de la incidencia de lo laboral, lo impositivo y lo logístico. Creo que la administración nacional resolvió gran parte, porque normalizó la economía. Un ejemplo de esto es que se puede importar y exportar libremente.

Al comienzo de la gestión, la administración nacional marcó que iban a llegar una lluvia de inversiones extranjeras. ¿Por qué todavía no llegaron?

El tema de las inversiones extranjeras está un poco lento. Yo creo que hay que avanzar en reformas más estructurales de la economía. Los acuerdos de competitividad también son importantes.

¿Qué variable de la macroeconomía ve con más preocupación?

(Piensa) La inflación, porque distorsiona mucho y hace que la Argentina sea muy cara. Yo creo que el año que viene se va a notar la baja de los precios.

¿Considera suficiente controlarla vía política monetaria?

Creo que sí, pero también hay que controlar el gasto y el déficit fiscal, aunque hay que bajarlo de la forma menos traumática posible. Yo creo que el Gobierno tiene una actitud no ortodoxa, porque no hay que hacer sufrir a la gente. Hay que seguir con el gradualismo.

¿Cómo se puede lograr?

Bajando mucho el costo administrativo del Estado. Hay que achicar la estructura, porque está muy sobredimensionado.

¿Cómo están las finanzas provinciales?

La provincia está en rojo. Muy complicada. Pero creo que hay una salida con dos grandes apuestas: la reducción de gasto del Estado, que está impulsando María Eugenia y nos sigue de cerca Hernán Lacunza (ministro de Hacienda provincial), y también está pendiente el fallo de la Corte por el fondo del Conurbano, que estimo que va a tener una decisión salamónica que no es la que más queremos pero que nos va a ayudar a estabilizar la situación en un par de años.

En la Encuesta de Expectativas Laborales que releva el Ministerio de Trabajo de la Nación todos los meses, la situación del empleo industrial en la Provincia sigue con números rojos, ¿qué analizan ustedes?

La situación del empleo industrial es muy heterogénea. Los rubros vinculados a la construcción, las energías renovables y la chapa y el hierro están bien. La producción orientada al consumo masivo está mal por dos motivos: por el efecto precios, porque hubo un cambio de hábitos de consumo, y por la caída de venta en los supermercados, ya que gran parte se pasó a comprar a los mayoristas. Además, las personas están volviendo a los almacenes.

El impacto de la inflación y la caída del poder de compra se notó fuerte en el conurbano, ¿piensa que esto se va a revertir?

El consumo no va a despegar todavía en forma vigorosa. La gente no consume porque, si estás medio justo, no se compra. Yo creo que les pegó la inflación, las tarifas y también la pérdida de algunos puestos de trabajo, que en este último caso va a costar recuperarlos y va a ser un camino largo. La gente está preocupada porque siente que fueron muchos palos y ningún dulce.

¿Le dicen esto en los timbreos?

Hay de todo. Lo más importante en esas situaciones es escuchar lo que tienen para decir.

Fuente: El Cronista