Miércoles 18.10.2017
Actualizado hace 10min.

Una alternativa a la crisis de representación pyme

Para el sector pyme la pesada herencia es una realidad concreta. El dominio de todas las cámaras empresariales por las corporaciones o por la burocracia gremial es algo que lejos de transformarse en este nuevo milenio se profundizó a tal punto que sus representados nada tienen que ver con sus representantes ni los intereses que defienden.

 
Reunión de industriales pymes autoconvocados
COMPARTÍ ESTA NOTA

¿Qué tiene que ver un empresario pyme metalúrgico de Berazategui con el G6? ¿Qué tiene que ver un empresario textil en Luján con el Foro de Convergencia? ¿Qué tiene que ver un comerciante de barrio con la Cámara Argentina de Comercio?

Así podríamos transitar sector por sector de la actividad argentina preguntándonos que tiene que ver el empresario nacional, el que vive principalemente del mercado interno, con las entidades empresariales de cúpula o sus dirigentes y llegar a una sola conclusión: ABSOLUTAMENTE NADA. No defienden los mismos intereses, claramente no son parte de ni de la mesa de decisiones ni de la conducción de dichas "instituciones", no son consultados sobre la posición politica de la entidad ni son prioritarios los temas centrales que atañene a las empresas nacionales ni en los comunicados que emiten ni en las reuniones que participan.

Luego de la intervención de la Confederación General Económica de la República Argentina - CGE - a manos de la dictadura militar y a lo largo de 40 años hubo una acefalía de representación política de las empresas que viven del mercado interno y, por lo tanto, del proyecto productivo nacional. A lo largo de cuatro décadas la estructura de representación de las pymes se fue deformando hasta quedar casi todas las organizaciones a la mano de las corporaciones y de sus espacios políticos como el G6, el foro de convergencia, el coloquio IDEA, AEA, Cámara de importadores, etc...

Bajo la consigna, y subdivisión o clasificación económica, de ser pymes o medianas o microempresas ó incluso cooperativas nos priorizan negativamente en la agenda política nacional y nos someten a la voluntad de la Corporaciones sin siquiera consultarnos o interpretar nuestras necesidades. En síntesis, tenemos dos botas que nos pisan la cabeza, que nos oprimen,  las Corporaciones y al Estado manejado por sus CEOcratas, la combinación más perversa y hostil para nuestras empresas, para nosotros mismos y por supuesto para nuestros trabajadores.

Volver a recuperar la representación política es la primera y más prioritaria tarea que tenemos los empresarios nacionales si queremos encauzar a la Argentina en un sendero de Desarrollo Nacional. La unidad con los trabajadores, la cohesión política con todos los empresarios nacionales y la comprensión de que el mercado interno es la economía vital de la patria son las bases ideológicas fundamentales para recuperar la dignidad de la pymes secuestrada en manos de la CEOcracia que ha invadido además de comercial y financieramente a la Argentina, se ha infiltrado en la conducción política de la Patria.

Es por ello que hemos creado la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino, hoy única organización político empresarial legalmente constituida que busca poner en valor a los sujetos, a los empresarios nacionales, no a los objetos, sus pymes. El desafío es político, empresas y producir es lo que mejor saben hacer, la necesidad pasa por madurar e integrarse a un proyecto político nacional que los contemple como un sujeto central, que los escuche y los contenga, que los reconozca como un engranaje fundamental de la Argentina del desarrollo, que los cuide Y VICEVERSA.

Nuestra, de nadie más...#recordatoriopic.twitter.com/vK4g6ygQRb

— Leo Bilanski (@leobilanski) September 28, 2017

Leo Bilanski

Presidente