Miércoles 22.11.2017
Actualizado hace 10min.

La flexibilización laboral llega a la industria láctea: presentismo, puntualidad y multifunción

Hoy se firmó un convenio entre el Gobierno las cámaras empresarias del sector (CIL y APYMEL) y el sindicato ATILRA. Empleados por plazo fijo, a tiempo parcial y tercerización, son otros cambios.

 
Como condición para poner $200 millones el Gobierno pide una flexibilización laboral de hecho
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los trabajadores de la industria láctea nucleados en Atilra, el sindicato que los representa a nivel nacional, tendrán modificaciones en su convenio colectivo de trabajo, en la línea de lo que viene propugnando, para distintos sectores, el presidente Mauricio Macri y que en términos generales ya tuvo un anticipo en la adenda introducida al régimen los petroleros para incentivar las inversiones en Vaca Muerta y en la industria automotriz. 

Premios por presentismo y puntualidad e introducción del principio de multifuncionalidad son algunas de las novedades que se incorporan al régimen de trabajo de los lácteos, tras la firma hoy de un acuerdo para “mejorar la producción y el empleo” en el sector. 

El convenio fue firmado por el Gobierno, junto a cámaras empresarias del sector lácteo (CIL y APYMEL) y la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) y permite, además, incorporar empleados por plazo fijo, es decir aquellos para necesidades productivas acotadas en el tiempo, y se crea la figura de trabajadores a tiempo parcial (sábado, domingos y feriados)”, informaron desde los ministerios de Producción y Trabajo.

El convenio también abre las puertas a la tercerización de “las actividades que no se corresponden con las normales, específicas y propias de la actividad”, que serán excluidas del convenio.

El Gobierno Nacional comenzó con las gestiones, tras el apoyo electoral del último domingo, para avanzar con la reforma laboral que desde hace tiempo se viene mencionando en los pasillos de la Casa Rosada.

Representantes de las industrias y del gremio del sector lácteo firmaron un nuevo convenio de trabajo que implica modificaciones para que el sector gane competitividad, de esta forma, el Gobierno completará el paquete de financiamiento para Sancor, con alrededor de 250 millones de pesos.

Alberto Coronel, abogado del gremio Atilra, confirmó el pacto y dijo a Télam que buscaron "avanzar en todo, pero sin que se perjudique al trabajador".

Según detalló una fuente del Ministerio de Agroindustria que participó en la negociación, se incluye en el acuerdo "una nueva figura que es el franquista, que puede utilizarse por fuera del gremio para no tener que pagar horas extras con que dice el convenio".

Este fue uno de los temas que demoraban la firma del convenio, justamente porque, según la normativa vigente, las horas extras en fines de semana y feriados se pagan un 150 por ciento por encima de las horas normales.

"Esto no le convenía a nadie, era un locura para las empresas y para los trabajadores porque no tomaban a nadie para estas tareas", detalló Coronel.

Según las mismas fuentes de Agroindustria, "con este acuerdo se van a liberar los 250 millones de pesos para Sancor", que se sumarán a los 200 millones que el gobierno ya aportó a la firma meses atrás.

En ese momento, por la crisis que atravesaba la cooperativa láctea, el Gobierno había anunciado un paquete de financiamiento por 450 millones de pesos para ayudar a la situación financiera de la empresa, siempre y cuando las autoridades encararan un proyecto de restructuración de firma.

Desde principio de año Sancor atraviesa la peor crisis de su historia.

"Sancor va a necesitar hacer cambios importantes y cuando eso vaya ocurriendo la vamos acompañar", había señalado en ese momento el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui.

En mayo, en medio del peor momento de la crisis de Sancor, Atilra había aceptado reducir el monto de un aporte patronal que cobraba desde 2009 y sentarse a discutir las condiciones del convenio laboral, lo que había permitido que el gobierno habilitara 200 millones de los 450 que había anunciado para financiar a la empresa.

En relación al acuerdo para un nuevo convenio, Pablo Villano, presidente de Apymel (pymes lácteas), dijo a Télam que "en líneas generales" su sector está de acuerdo.

Desde principio de año Sancor atraviesa la crisis más profunda de su historia, que implicó el cierre de varias de sus plantas, la venta de otras y el cese de su producción durante un mes, ocasionando faltantes de sus productos en las góndolas.

Además, se inició un plan de retiros voluntarios por el que se achicó la planta de trabajadores de la cooperativa en un 20 por ciento, según señaló la empresa.

Por el lado de las negociaciones que lleva adelante la firma cooperativa de cara su futuro, fuentes de la empresa adelantaron que "lo más serio es una acuerdo con Fonterra (Nueva Zelandia)". "Apuntamos a integrar una sociedad nueva donde Sancor aporte el 30 por ciento y Fonterra, un 70", concluyeron.

Fuente: Cronista / ámbito