Miércoles 13.12.2017
Actualizado hace 10min.

La CGT Tierra del Fuego rechazó el acuerdo suscripto por Rosana Bertone

#Urgente La regionales de la CGT junto a la Asociación de Empresarios Nacionales rechazaron hoy el acuerdo que suscribió la Gobernadora Rosana Bertone que congela los salarios por dos años para los trabajadores metalúrgicos. "Esto si avanza termina en un estallido social" manifestaron en conferencia de prensa los dirigentes sindicales. Analizan participar de una movilización el 20 de Diciembre.

 
Empresarios Nacionales y Trabajadores Organizados rechazan el acuerdo Bertone
COMPARTÍ ESTA NOTA

En conferencia de prensa, integrantes de la CGT de Río Grande expresaron su disconformidad ante el acuerdo me y aseguraron que, “la reducción gradual de las alícuotas de los impuestos internos planteada por el gobierno de Macri, representa la desaparición de la industria electrónica fueguina”.

Los dirigentes gremiales manifestaron que, “la acción perpetrada por el Ministerio de la Producción de la Nación en connivencia con de las empresas y la complicidad de la gobernadora Rosana Bertone,  constituye un esquema que tiene como principal objetivo maximizar las ganancias de las empresas hasta el año 2023, en detrimento de los salarios de los trabajadores metalúrgicos".

“Este gradualismo constituye una herramienta para hacer que se acepten medidas inaceptables, para imponer paso a paso, un estado mínimo, privatizaciones, precariedad, destrucción de la industria nacional, flexibilización laboral, precarización laboral y salarios mínimos para maximizar la acumulación del capital de las grandes empresas”, detallaron.

En este sentido advierten que, “el acuerdo firmado no sólo constituye  un perjuicio para el sector electrónico sino que constituye la afectación para todos los trabajadores y habitantes de la Provincia de  Tierra del Fuego ya que la economía provincial, depende directamente de la bonanza del sector industrial, que constituye el 80% del empleo del sector privado”.

“Esto no es un acuerdo, es la imposición extorsiva de la ceocracia, un trabajador extorsionado jamás puede acordar”, aseveraron.

Ante esta situación “la CGT tiene la responsabilidad y obligación de rechazar el acuerdo firmado que constituye la entrega de la dignidad, la autonomía y la soberanía popular de los fueguinos”.

Por ultimo comentaron que, “en virtud de que la gobernadora Bertone faltó a la palabra, tras acordar sin consensuar con los firmantes de la mesa de dialogo provincial oportunamente convocada, en la que se expresó con claridad que no se negocia la aceptación de las reformas laborales, previsionales o impositivas que sean nocivas para el pueblo fueguino. Exhortamos a la Gobernadora a poner en discusión con la sociedad fueguina el perjudicial acuerdo que traicionó el mandato acordado y que convoque a una nueva reunión con todos los firmantes del consenso, como se comprometió en la convocatoria del 3 de noviembre, como así también a los legisladores provinciales y cámaras legislativas”.

COMUNICADO

17 de noviembre de 2017


Desde la Regional Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur de la Confederación General del Trabajo, las mesas directivas de las seccionales de Río Grande y Ushuaia, en representación de los sindicatos de base adheridos a esta confederación, con la adhesión de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino, expresamos nuestro total rechazo al contenido del denominado “acuerdo por la producción y el empleo” firmado en la ciudad de Buenos Aires, entre la gobernadora Rosana Bertone, las empresas radicadas en la provincia y el gobierno nacional, mediante el cual se pactó una serie de medidas que solo beneficiaron a los grandes empresarios amigos del poder, y perjudican al conjunto de los trabajadores y habitantes fueguinos.
La propuesta de reducción gradual de las alícuotas de impuestos internos planteadas por el gobierno de Macri representa la desaparición de la industria electrónica fueguina. La acción perpetrada por el Ministerio de Producción de la Nación en connivencia con las empresas y la complicidad de la gobernadora Rosana Bertone constituye un esquema que tiene como principal objetivo maximizar las ganancias de las empresas hasta el año 2023, en detrimento de los salarios de los trabajadores metalúrgicos. Por otra parte, una transferencia de recursos del Estado provincial hacia las empresas debido a la resignación de la recaudación impositiva por más de 600 millones de pesos. Esta línea de acción concluirá finalmente en la extinción de la ley 19640, condenando a la desaparición a otros sectores del trabajo y de la sociedad fueguina.

Este gradualismo constituye una herramienta para hacer que se acepten medidas inaceptables, para imponer paso a paso un Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, destrucción de la industria nacional, flexibilidad laboral, precarización laboral y salarios mínimos para maximizar la acumulación del capital de las grandes empresas. Situación que no tiene otro destino que el cierre de muchas fábricas o la decisión de importar y vender lo que antes se producía con mano de obra argentina. 

Tal como puede apreciarse, el acuerdo firmado no solo constituye un perjuicio para el sector electrónico, sino que constituye una afectación para todos los trabajadores y habitantes de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, ya que la economía provincial depende directamente de la bonanza del sector industrial que constituye el 80% del empleo del sector privado. 
A esta altura, vemos con claridad que no existe el diálogo, sino sólo maniobras que simulan instancias de diálogo donde ofrecen una pseudo cesión de posiciones, pero que en definitiva terminan imponiendo a los trabajadores, al país condiciones imposibles de tolerar, con esquemas que ya fracasaron no solamente en Argentina, sino también en todo el mundo. Esto no es un acuerdo, es la imposición extorsiva de la CEOcracia. Un trabajador extorsionado jamás puede “acordar”.

Bajo esta situación, la CGT Regional Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, tiene la responsabilidad y obligación de rechazar el acuerdo firmado que constituye la entrega de la dignidad, la autonomía y la soberanía popular de los fueguinos. En virtud de que la Gobernadora Bertone faltó a su palabra tras acordar sin consensuar con los firmantes de la Mesa de Diálogo provincial oportunamente convocada en la que se expresó con claridad que no se negocie la aceptación de las reformas laborales, previsionales o impositivas que sean nocivas para el pueblo fueguino.

Por ello, exhortamos a la gobernadora a poner en discusión con la sociedad fueguina, el perjudicial acuerdo que traiciona el mandato otorgado, y convoque a una nueva reunión con todos los firmantes del consenso, como se comprometió en la convocatoria del 3 de noviembre. Como así también a los legisladores provinciales, diputados nacionales y senadores, a pronunciarse al respecto, previo a su tratamiento formal en las respectivas cámaras del legislativas.