Miércoles 13.12.2017
Actualizado hace 10min.

Macri asumió la presidencia del G-20

Sin despegarse de Juliana Awada en un acto en el CCK, el Presidente presentó la agenda de la cumbre."Podemos sumarnos a una conversación global" afirmó el primer mandatario

 
Mauricio Macri, presentó ayer que Argentina asume el liderazgo del G-20.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Queremos ser un mediador de buena fe", dijo este jueves Mauricio Macri sobre el país ante una multitud de políticos, dirigentes, hombres de la justicia, legisladores, gobernadores y empresarios que asistieron al Centro Cultura Kirchner para el lanzamiento de la presidencia argentina del Grupo de los 20. Esta comenzará formalmente el viernes ytendrá su "coronación" en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de noviembre de 2018.

En esa fecha, la Argentina recibirá a los líderes de las grandes potencias, como Estados Unidos, China, Rusia, Gran Bretaña, Francia y de emergentes como India, Brasil y México. De ahí el desafío de lograr consensos y mostrar capacidad organizativa más un operativo de seguridad descomunal que actuarán como una "vidriera" mundial de la Argentina. Por eso también el Presidente consideró este comienzo de presidencia del G-20 como "un día histórico". Esta es la primera vez que se hace este evento en Sudamérica.

"Queremos ser la expresión de toda una región, no solo de nuestro país, vamos a poner en el centro del G-20 esta región en desarrollo, que está ansiosa por nuevas oportunidades", señaló el mandatario desde el salón del CCK conocido como La Ballena, en un discurso de no más de diez minutos, en el que hizo un punteo de prioridades y definiciones de carácter político y social.

Visiblemente contento por estar encabezando esta ceremonia, Macri no se despegó ayer de la primera dama, Juliana Awada, siempre de la mano. Los periodistas no pudieron ingresar a La Ballena. En otro salón, pudieron después hacerle preguntas al jefe de Gabinete Marcos Peña y a los ministros Jorge Faurie (Exteriores) y Nicolás Dujovne (Hacienda). La actividad había comenzado a las 11 con mensajes grabados hacia la Argentina del presidente Xi Jinping (anfitrión de la cumbre en 2016), de la alemana Angela Merkel (cumbre 2017) y del premier de Japón, Shinzo Abe, cuyo país será presidente y sede en 2019.

"Vamos a mostrar que podemos sumarnos a una conversación global sin alzar la voz enojados, pero tampoco sin seguir pasivamente los intereses de otros", dijo previamente Macri. No dio nombres pero sonó a ironía, al esquema confrontativo de la ex presidente Cristina Kirchner con gran parte de las potencias del G-20. En el auditorio lo escuchaban todos los ministros empezando por el del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, bajo cuya órbita funciona el CCK.

El lema del G-20 será "Construyendo consensos para un desarrollo equitativo y sustentable", que buscará dar continuidad al trabajo de los alemanes."Argentina va a proponer una agenda enfocada en tres ejes clave: el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible", dijo el Presidente -que incluye a la corrupción y la violencia de género también entre los flagelos a combatir- para luego insistir en que la lucha contra la pobreza, y buscará el crecimiento inclusivo en los países.

Macri y sus ministros volvieron a insistir en la concepción de una integración al mundo "inteligente". En dejar de ser un "supermercado" de materias primas para pasar a ofrecer productos con valor agregado. Aún así, Macri dijo que la Argentina estaba orgullosa de ser "el granero del mundo". Habló de que el país estaba listo para dar de comer a "más de 400 millones de personas". Y remarcó que con el G-20 su gobierno buscará desarrollar "la infraestructura como una nueva clase de activo para canalizar los ahorros de hoy hacia el transporte, los servicios sanitarios, la energía, la conectividad; que harán de cada persona del presente un ciudadano global y trabajador del futuro", agregó.

Un informe de la consultora DNI señala que el 80% de las inversiones extranjeras directas que recibe Argentina provienen de países del G-20, que concentra el 85% del PIB mundial. Y que Argentina tiene un relación deficitaria con el grupo "dado que importa desde ese conjunto de mercados nada menos que 10.684 millones de dólares más que los que exporta al G-20"

En clave doméstica y ante un auditorio donde además del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, lo escuchaban numerosos gobernadores, destacó la necesidad de crear "consensos básicos" entre empresarios, trabajadores y sector público. En reiterados momentos habló de la integración de lo público y lo privado. Por cierto, el G-20 tiene numerosas instancias de trabajo: el Business 20 (B20) y el Women 20 (W20), este último, que traerá al país figuras como la reina Máxima de Holanda, y la hija de Donald Trump, Ivanka.

Aunque para la Argentina será una de las prioridades, el cambio climático entró por la "puerta trasera" a la agenda del G-20 por la conflictividad que generó el presidente Donald Trump al retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. Esto generó el rechazo de todas las otras potencias.

Fuente: Clarin